¡A la cocina! - Sopa de brócoli

¡Hola! El otoño poco a poco está empezando a dar paso a los días más fríos y con ellos se acerca esa época del año en la que estamos la mayoría con los pañuelos en el bolsillo y la chaqueta puesta. Es época de resfriados y gripe, así que me ha parecido buena idea iniciar esta pequeña sección del blog con una receta bastante fácil de preparar para precisamente hacer frente a la bajada de temperaturas y defensas en nuestros organismos.
¡Vamos allá con la sopa de brócoli!
Sí, ya sé lo que me vais a decir muchos o al menos lo que estaréis pensando: no me tomo yo eso con verduras ni de coña. Tranquilidad, calma. Hacedme un poco de caso y seguramente cambiaréis de parecer en cuanto la probéis. Y lo digo con conocimiento de causa: ¡ya ha pasado! Además, la sopa también lleva patata, por ejemplo, y hay una opción para los que quieren un toque particular que os dejaré al final de la receta.

Vamos al lío, que es bastante sencillo y no tiene pérdida (si tenéis alguna pregunta, o me la dejáis en comentarios o si es sobre la marcha mientras preparáis la sopa, me encontraréis en Twitter y por allí me decís lo que queráis).

🍲 Ingredientes:
1 cucharada (sopera) de aceite de oliva
1 cebolla pequeña o media si es grande
2 o 3 zanahorias
1 tallo de apio (si no os gusta mucho el sabor, que suele ser fuerte, echadle medio)
1 diente de ajo
2 cucharadas de harina
1 litro de caldo vegetal
1 taza de leche de almendra (yo uso de soja y le queda perfecta)
2 o 3 patatas medianas
4 tazas de brócoli (lo que biene siendo, un ramillete de brócoli no muy grande)
sal y pimienta al gusto

👉Opcional: si sois veganos (como yo) podéis utilizar levadura nutricional para emular el sabor del queso. O utilizar queso vegano, aunque suele ser caro. Eso ya como queráis.
También le podéis echar un poco de pimentón si lo queréis un poco picante, o unas gotas de tabasco. Yo personalmente no la he probado así, pero he visto como se toma así también y quien le echó tabasco dijo que le quedaba perfecto.
Y la opción que tiene mejor acogida entre los comensales: queso rallado. Del tipo que queráis, y sin pasaros jajaja

🍴 Pasos:

1- Picad todos los ingredientes: cebolla, zanahorias, apio y ajo. Muy bien picados. También os aconsejo que dejéis picadas las patatas en trozos más bien pequeños para que cuezan antes. En cuanto al brecol, debéis cortar los tallos de manera que queden los "ramilletes" más bien pequeños porque esto no se pica, se echa directamente así a la sopa y lo que no queremos es que queden trozos enormes de brocoli imposibles de meterte en la boca cuando te sirves.
Os recomiendo que tengáis previamente preparado el caldo vegetal (si está caliente, mejor), para poder añadirlo a la olla sin perder demasiado tiempo.

2- Ahora sí, vamos allá con lo importante: Poned una olla mediana al fuego con la cucharada de aceite a fuego alto. Cuando esté caliente añadís primero el ajo picado y la cebolla. Lo dejáis un momentito reposar para que suelten los jugos y echáis también el apio y la zanahoria. Tiene que estar todo más bien blandito para pasar al siguiente paso, así que lo dejáis a fuego medio de unos 3 a 5 minutos.

3- Bajad el juego y añadir la harina. Removed hasta que esté todo bien integrado. Sin perder más tiempo, añadís el caldo, las patatas y la leche y removéis. Subid el fuego para que llegue a hervir y después lo dejáis a fuego medio. Ahora solo tenéis que esperar a que las patatas puedan pincharse. Unos 8 o 10 minutos, dependiendo cómo de grandes son los trozos de patata. Podéis remover de vez en cuando.

4- Hora de añadir los trocitos de brócoli (previamente lavados, obviamente). Subís un poco el fuego para que se cocine todo bien, sobre 5 minutos.

5- Ahora llega el momento de las opciones: o bien incorporáis la levadura nutricional para emular el sabor del queso, o el queso vegano, o el queso normal. O no incorporáis nada.
Lo que sí deberíais añadir ahora es la sal que queráis (tened en cuenta que los caldos ya suelen tener sal, pero si os gusta más salado, pues a vuestro gusto) y la pimienta. Y removéis bien.

6- Este paso es un poco tedioso, pero se hace rápido. Tenéis que apartar en un vaso de batidora (que aguante el calor) sobre dos tazas de todo lo que lleva la sopa, EXCEPTO el brocoli. Podéis quitar la patata, los trozos de cebolla y todo lo demás. Pero el brecol, cuanto menos quitéis mejor. También alguna cucharadita del caldo en sí. Y lo trituráis bien con la batidora. Lo volvéis a añadir a la olla y revolvéis bien.

¡Listo! ¡Sopa terminada!

Ahora os la servís en la cantidad que queráis, acompañada de un poco de pan o lo que queráis y a disfrutar.
Yo la suelo hacer como aporte energético para los días más fríos y porque viene muy bien para sudar cuando tienes gripe o un resfriado. Bien calentita sabe estupendamente y siempre se la recomiendo a mis amigas.
Espero que probéis a hacerla y ya me contaréis.

Hasta la próxima, 


Dara, xoxo

You Might Also Like

0 comentarios